martes, 15 de septiembre de 2015

LO QUE LOS ARQUEÓLOGOS REALMENTE PIENSAN DE EXTRATERRESTRES ANTIGUOS, COLONIAS PERDIDAS, Y HUELLAS DE LOS DIOSES

Texto original: Kristina Killgrove, What Archaeologists Really Think About Ancient Aliens, Lost Colonies, And Fingerprints Of The Gods, forbes.com, Sep 3, 2015  - Trad. cast. de Andrés Salvador 
Lo que los arqueólogos realmente piensan de extraterrestres antiguos,  colonias perdidas, y huellas de los dioses

Kristina Killgrove, COLABORADORA
Escribo sobre arqueología, antropología y el mundo clásico

(Foto por Patrick Aventurier/Getty Images) - Crédito: forbes.com

No es ningún secreto que muchas más personas ven programas de televisión como ‘Ancient Aliens’ [=Alienígenas ancestrales (en Hispanoamérica)] de History Channel que asistir a conferencias de arqueólogos e historiadores profesionales. Millones de personas sintonizan para ver series de TV y docu-dramas con un cuestionable dominio de hechos sobre el pasado. Las historias tejidas por los productores y escritores pueden tener alguna base de verdad, pero son en gran medida historias - son historias convincentes, y aunque, están dirigidas a una audiencia general la forma de producción no es la de la mayoría académica.

Las personas también están leyendo libros sobre antiguos extraterrestres y otras formas de pseudoarqueología, de acuerdo al arqueólogo Donald Holly. El comenzó una reciente sección  de reseñas de libros de acceso abierto en la revista American Antiquity pidiendo a los arqueólogos considerar la idea de pseudoarqueología - sólo un poco - para que podamos crear mejores momentos de enseñanza, si estamos hablando a los estudiantes o para cualquiera interesado en nuestros trabajos. La gente que lee estos libros no son ignorantes u obstinados, señala, sino más bien indecisos sobre las explicaciones arqueológicas alternativas y claramente interesados ​​en entender el pasado. "Es hora de que hablemos con el tipo sentado al lado de nosotros en el avión," afirma Holly. En la recogida de nueve reseñas de libros de pseudo-arqueología populares en Amazon por arqueólogos profesionales, Holly espera que esto sera tanto "ofrecer a la mayoría silenciosa y curiosa que se interesa en estas obras una perspectiva profesional sobre ellos" y dar a los arqueólogos no familiarizados con los libros un texto elemental [=primer] de pseudoarqueología.

El artículo comienza con dos reseñas de libros cuya principal premisa es que necesitamos los seres humanos avanzados - o no humanos - para dar sentido a los acontecimientos pasados. En primer lugar, Fingerprints of the Gods: The Evidence of Earth’s Lost Civilization de Graham Hancock, revisado por Ken Feder, un arqueólogo famoso por su libro de anti-pseudoarqueología Frauds, Myths, and Mysteries: Science and Pseudoscience in Archaeology. La esencia de Fingerprints es que una civilización extraordinariamente avanzada recorrió los mares miles de años atrás, dando consejos a las personas que encontraron en lugares como Egipto y Perú y ayudandolos a establecer sus propias civilizaciones. A cambio, estos pueblos avanzados fueron tratados como dioses, particularmente después de un evento cataclismico que los destruyó. Los principales problemas de Feder con el libro de Hancock incluyen el hecho de que él eligió selectivamente [=cherry-picked] sus datos [de los que estaban disponibles], sin molestarse en tratar todas las pruebas; que se basa en muy viejas y desacreditados pensadores marginales; y que él no puede concebir la evolución cultural.

En la segunda reseña, The Ancient Alien Question, el arqueólogo  Jeb Card señala, como lo hace Feder, que los orígenes de esta idea yacían en el misticismo Victoriano y la Teosofía, un movimiento que "mezcla la magia hermética, el espiritismo, la curiosidad Occidental acerca de la religión Oriental, racismo colonial, y conceptos erroneos de la evolución en una visión del mundo de las raices de las razas, continentes perdidos, y maestros ascendidos que se originó en Venus o de otros mundos." el autor de The Ancient Alien Question, Philip Coppens, era un regular en la serie de TV Ancient Aliens  y presenta la investigación académica como si la ciencia en sí es misteriosa. Lo más problemático, encuentra Card, es la invocación de Coppens que"la destrucción de la Biblioteca de Alejandría y otras quemas de libros como supresión de la verdad antigua sin reconocer su propia llamada para la destrucción del orden científico, reemplazando la investigación científica con una nueva historia de misticismo y mito."

Sitio neolítico de Göbekli Tepe en Turquía. (Imagen vía wikimedia commons usuario Teomancimit, utilizada bajo CC BY-SA 3.0). - Crédito: forbes.com

Otros libros de la sección de reseñas se focalizan en lugares o culturas específicas e ilustran que el autor popular ha seleccionado artificialmente la información a presentar. El libro de Andrew Collins Göbekli Tepe: Genesis of the Gods, revisado por el arqueólogo Eric Cline, trata del sitio Neolítico en Turquía que Collins intenta conectar con el bíblico Jardín del Edén por tratar [los hechos de] la Biblia como un hecho incontrovertible. Black Genesis: The Prehistoric Origins of Ancient Egypt de Robert Bauval y Thomas Brophy, revisados por el arqueólogo Ethan Watrall, malinterpreta tanto la astronomía y la Biblia para demostrar que el Estado egipcio era "negro Africano", pero también se las arregla para señalar con precisión que la arqueología académica tiene durante mucho tiempo ignorada el África sub-Sahariana.

El sudoeste de Estados Unidos está cubierto por Star Shrines and Earthworks of the Desert Southwest de Gary David, revisado por el arqueólogo Stephen Lekson. Mientras Lekson admite que David está en lo cierto con su "suelto, estilo periodístico," el "contenido [del libro]* es fantástico, es fenomenal, es asombrante [=flabbergasting], es ... un batiburrillo." El arqueólogo Kory Cooper aborda la Iron Age America Before Columbus por William Conner, que sugiere que hay pruebas de sitios de fundición de hierro en la prehistoria de América del Norte. El más alto elogio de Cooper es que "haría una referencia útil para un curso de Introducción a la Lógica porque el libro es un verdadero catálogo de falacias lógicas." Y el arqueólogo Benjamin Auerbach revisa The Ancient Giants Who Ruled America: The Missing Skeletons and the Great Smithsonian Cover-Up por Richard Dewhurst, que utiliza artículos de periódicos viejos para afirmar que no sólo eran esqueletos de gigantes los encontrados en Estados Unidos, sino que el museo de ciencia más conocido en el país trató de ocultar la evidencia. Auerbach señala que él personalmente, ha estudiado muchos de los esqueletos que Dewhurst menciona y "ninguno tenía estaturas de más de seis pies." La evidencia selectiva en estos libros es claramente problemática, pero no es tan problemático como el motivo que subyace en muchos libros de pseudoarqueología.

El tema principal entre estos libros populares de pseudoarqueología  con el que los profesionales tienen un mayor problema es el etnocentrismo, o la idea de que podemos juzgar otras culturas basados en el criterio de los nuestros. Pero el racismo figura aquí también. El arqueólogo Larry Zimmerman revisa  The Lost Colonies of Ancient America por Frank Joseph, quien insiste en que la corriente principal de los arqueólogos son los que estan ignorando información sobre viajes transoceánicos y que cualquier número de civilizaciones pasadas pueden haber colonizado el Nuevo Mundo por primera vez. Zimmerman, sin embargo, señala que "Joseph se hace eco de medio milenio de la especulación orientada a inventar una historia profunda del Viejo Mundo en las Americas, desafiando así la primacía de los indios Americanos en el hemisferio, o al menos implicando su inferioridad, su pobre administración de la tierra , y la necesidad de civilizarlos, todos al servicio del Destino Manifiesto y de justificación para la toma de sus tierras" Similarmente, Asiatic Echoes: The Identification of Chinese Pictograms in Pre-Columbian North American Rock Writing de John Ruskamp, revisado por el arqueólogo Angus Quinlan, pone adelante la idea de que los pictogramas que se encuentran en el arte rupestre de América del Norte son caracteres de escritura China dejadas por un viaje arqueológicamente invisible de otra manera a través del Pacífico. La similitud es sustancial, insiste Ruskamp, pero Quinlan lo llama "otra ilustración de pensamiento deductivo en su peor momento." Además, Quinlan señala que esta suerte de interpretaciones que tratan de meter con calzador visitantes extranjeros para explicar la cultura del Nuevo Mundo son "una irrespetuosas de las culturas Nativas Americanas que utilizan el arte rupestre en sus rutinas socioculturales."

Pictograma nativos americanos (arte rupestre pintado) de un grupo de imágenes que se encuentran en Horseshoe/Barrier Canyon, Canyonlands National Park, Utah. (Imagen vía wikimedia commons usuario de Scott Catron, utilizada bajo CC BY-SA 3.0). - Crédito: forbes.com

Los arqueólogos están capacitados como los antropólogos para reconocer y celebrar la diversidad de la humanidad, tanto hoy como en el pasado. Eric Cline sucintamente explica esto en su reseña, señalando "los pseudoarqueólogos no pueden aceptar el hecho de que los simples humanos podrían haber llegado con grandes innovaciones como la domesticación de plantas y animales o construido grandes obras maestras arquitectónicas como la Esfinge por su cuenta; sino que con frecuencia buscan o invocan asistencia divina, o incluso extraterrestres,  para explicar cómo éstas llegaron a ser."

Los libros de pseudoarqueología son problemáticos para los arqueólogos por un número de razones. Primero, por supuesto, tienden a presentar información errónea, eligiendo selectivamente [=cherry-picked]  de fuentes legítimas (y no tan legítimos) que a menudo se toman como un hecho porque se presentan como un hecho. Los arqueólogos, como científicos, no pueden seleccionar qué datos tener en cuenta  más que lo que un químico puede seleccionar qué leyes de la química seguirá. Segundo, pseudoarqueología parece como un cuerpo legítimo de la erudición porque los autores tienden a citarse unos a los otros, creando un cuerpo de información que, sin embargo por extravagante que parezca, encaja. La arqueología también lo hace, pero como científicos, nosotros estamos invirtiendo en mejorar nuestra comprensión del pasado en lugar de la protección de nuestras propias teorías de la manera que los pseudoarqueólogos hacen.

Pero estos libros son quizás más problemático para los arqueólogos ya que, como señala Lekson, "la arqueología alternativa es más interesante que las cosas que escribimos ... más interesante para más personas, eso es." Los arqueólogos Académicos no están entrenados para escribir legible, lo que significa que hay una gran abertura para los autores de conectarse con el "tipo en el avión." [Ver arriba 2° párrafo: el tipo sentado al lado de nosotros en el avión] Los arqueólogos como Brian Fagan quienes escriben libros más accesible tiene que caminar una línea muy fina entre hacer los datos interesantes y no hacer afirmaciones extraordinarias.

Infortunadamente, cuentos de extraterrestres antiguos y seres humanos extraordinarios creando las Pirámides como un dispositivo de comunicación a menudo son más fascinante que el cambio cultural lento. Nosotros, como arqueólogos necesitamos encontrar una manera de mostrar la humanidad del pasado y transmitir la idea de que los seres humanos antiguos eran inteligentes, capaces, e innovadores - que aquellos de nosotros vivos hoy en día somos el producto de esa larga historia de innovación, y que continuamos la tradición de nuestros antepasados primitivos inventando coches, computadoras, y, sí, incluso pseudoarqueología.

Para más información sobre los libros de pseudoarqueología, puede leer el libro American Antiquity revisado aquí, o eche un vistazo al fantástico blog de Jason Colavito, el “skeptical xenoarchaeologist.” Y si usted quiere tomar una clase en pseudoarqueología, Ethan Watrall ha puesto su curso en línea de la Michigan State University bajado en 2015, con todo el material del curso a libre disposición de cualquiera que esté interesado.

Kristina Killgrove es un bioarqueóloga en la  University of West Florida. Para más noticias en osteología, seguirla en Twitter (@DrKillgrove) o de Like su página de Facebook Powered by Osteons.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.  [...]*: El corchete seguido de un asterisco indica texto entre corchetes en el original.

Fuente Kristina Killgrove, What Archaeologists Really Think About Ancient Aliens, Lost Colonies, And Fingerprints Of The Gods, forbes.com, Sep 3, 2015  - Trad. cast. de Andrés Salvador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada