sábado, 27 de mayo de 2017

Extraño peligro: El primer contacto extraterrestre como un problema político

Texto original: John Hickman - Koby Boatright, Stranger danger: Extraterrestrial first contact as a political problem, thespacereview.com, May 15, 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador
La película Arrival ilustró las dificultades de comunicarse con una inteligencia alienígena, pero incluso eso puede haber sido una simplificación excesiva de los desafíos reales. (Crédito: Paramount Pictures)

 Extraño peligro: El primer contacto extraterrestre como un problema político

por John Hickman y Koby Boatright

La película de 2016 Arrival es simultáneamente ciencia ficción inteligente y extremadamente optimista sobre el resultado del primer contacto con extraterrestres inteligentes. Inteligente porque los extraterrestres parecen creíbles como los productos de un proceso evolutivo extraterrestre; salvajemente optimista, tanto porque los extraterrestres son benignos en la forma en que los humanos siempre han querido que sus dioses se manifiesten a si mismos y porque los humanos son capaces de decodificar su lenguaje.1 Los heptapodos de Arrival aparecen repentinamente en la Tierra a bordo de la nave interestelar  pero luego esperan a que los humanos pasen un examen de idioma difícil pero no imposible. Probar a los humanos para determinar su valor es un tropo común en la mitología y la religión, y su presencia en la película delata una apelación al pensamiento mágico.

La película de 2017 Life es incluso ciencia ficción más inteligente porque no requiere viajes interestelares, extraterrestres benignos, o comunicación entre especies con lenguaje simbólico. En cambio, es brutalmente pesimista sobre el resultado de encuentros de contacto humano con extraterrestres, inteligentes o no. La prueba retratada en Life—supervivencia biológica—es mucho más fundamental y mucho más plausible. Vista en sucesión Arrival y Life evocan a los mejores ángeles de nuestra naturaleza y luego desafían la razonabilidad de nuestras expectativas. Lo que sigue es un experimento de pensamiento, un esfuerzo para "jugar" la prueba en la presentación más probable de un primer contacto con una entidad extraterrestre inteligente, de aquí en adelante denominado simplemente Primer Contacto.

Si hay un consensus scholarum sobre el escenario más probable para el Primer Contacto, comenzaría con la detección humana de una señal de radio con estructura suficiente para sugerir un lenguaje simbólico que había sido transmitida desde un exoplaneta. Tal evento presentaría los más formidables problemas de lenguaje y enfrentaría a los encargados de tomar decisiones nacionales con opciones extraordinariamente importantes, lo que se haría bajo una incertidumbre extraordinaria.2 Decidir responder a esa señal de radio sería tentador. A falta de toda la información más básica sobre la entidad extraterrestre transmisora, sacudida por la intensa excitación pública por el descubrimiento de unos extraterrestres inteligentes, y temiendo que los decisores nacionales rivales pudieran anticipar su decisión al ser los primeros en responder, los tomadores de decisiones nacionales podrían sentirse compelidos a actuar basándose en suposiciones que se revelan como incorrectas sólo después de que el trascendental encuentro haya comenzado. Equivocarse porque la toma de decisiones estaba cargada con expectativas desproporcionadas podría resultar en consecuencias que van desde lo simplemente divertido hasta lo profundamente frustrante y a lo existencialmente amenazante. Por lo tanto, este experimento mental se justifica bajo el principio de precaución [=cautionary].

Procedemos primero evaluando los posibles riesgos y beneficios del Primer Contacto. El desalentador problema lingüístico sirve de eje entre posibles riesgos y beneficios. Luego examinamos el problema político subyacente antes de ofrecer algunas conclusiones acerca de la formulación de políticas públicas óptimas.

Posibles riesgos

Para los pesimistas del Primer Contacto, la Paradoja de Fermi capta una observación crucial: un universo que debería ser ruidoso con las evidencias de radio de civilizaciones extraterrestres es en su lugar totalmente silencioso. Las búsquedas no han detectado aún señales de radio operando como faros distantes que anuncian "estamos aquí".3 Al silencio puede darsele una interpretación optimista: Douglas Vakoch sugiere que refleja una norma de respeto a los deseos de otras criaturas que requiere que una especie anuncie su deseo de comunicar mediante la difusión de su pedido de hacerlo y propone la radiodifusión tal invitación. "Tal vez se necesita una audaz civilización joven como la nuestra para hacer eso".4

Lo que preocupa a los pesimistas es la posibilidad de que el silencio esté motivado por el miedo existencial racional. La preferencia por la supervivencia como especie y la extraordinaria incertidumbre acerca de los posibles riesgos de contacto entre diferentes especies tecnológicas inteligentes pueden haber persuadido a la mayoría de las especies para evitar alertar a otros de su propia existencia.5 Así, David Brin rechaza la idea de emitir una invitación como, "ver jugar con el destino de mis hijos."Claramente, esa proposición debe calificarse con la "mayoría" porque los humanos han estado violando la norma propuesta durante décadas con emisiones de radio y televisión. Tal vez hemos tenido la fortuna de que la atmósfera de la Tierra rebota la mayoría de las transmisiones de radio y que la comunicación de masas se transmite cada vez más por medios distintos de la radiodifusión.

Cuando Stephen Hawking advirtió en contra de alertar a cualquier civilización extraterrestre a nuestra existencia, ofreció como ejemplo familiar con moraleja el descubrimiento de las Américas por Cristóbal Colón.7 La serie resultante de primeros contactos resultó en el colapso de población de hasta el 90 por ciento de las poblaciones nativas a través del Hemisferio Occidental, seguido por la brutal conquista y colonización por los Europeos. Los resultados de los primeros contactos entre los Europeos y otros pueblos del Pacífico Sur insular fueron igualmente trágicos. Kathryn Denning critica esta y otras analogías históricas como un modelo pobre para el primer contacto con una entidad extraterrestre inteligente y observa que los encuentros históricos de la era moderna temprana pueden ser percibidos menos negativamente a largo plazo porque resultaron en vibrantes sociedades híbridas de valor en su propio derecho.8 Que no haya Guanches, Tasmanios o miembros de muchos otros pueblos indígenas extintos, dispuestos a disputar la despreocupada confianza de Denning debería darnos una pausa antes de aceptarla.9

Dado que el Primer Contacto ocurriría entre nuestra especie y otra entidad, aún desconocida, hay analogías que merecen consideración. Por ejemplo, el destino de las grandes especies animales después de la irrupción de los humanos en ambientes de suelo vírgen puede ser visto como trágico. Paleoindios exterminaron la mayor parte de la megafauna en las Américas, incluyendo mastodontes, lobos terribles, perezosos gigantes, armadillos gigantes, castores gigantes y gliptodontes, poco después de su llegada.10 Sólo el alce y el bisonte sobrevivieron. Los ancestros ​​polinesios de los Maoríes exterminaron las 13 especies de los Moa, pájaros gigantes no voladores, poco después de su llegada a Nueva Zelanda. Los encuentros sin remordimientos entre especies nativas e invasoras no humanas que compiten por los mismos nichos ecológicos son similarmente trágicos, al menos desde la perspectiva de aquellos de nosotros que prefieren una biosfera con más diversidad de especies. La transferencia de patógenos debido al contacto entre poblaciones silvestres y comerciales previamente aisladas de las mismas especies no humana ha resultado en choques de población.

Ejemplos de los resultados negativos resultantes se muestran en la Tabla 1.

Tabla 1. Encuentros Trágicos
misma especieespecies cercanamente relacionadasespecies no relacionadas
ambas poblaciones poseen inteligencia de nivel humanoEuropeos Occidentales y Nativos Americanos en las Américas11humanos modernos y Neanderthales en Eurasia12sin datos
sólo una población posee inteligencia de nivel humanosin datoshumanos modernos y chimpancés en África subsahariana13Paleoindios y megafauna en las Américas14
Ninguna de las poblaciones posee inteligencia de nivel humanoabejorros salvajes y comerciales, salmones, cerdos15ratas de techo y ratas de arroz en las Galápagos16ratas marrones y tuatara en la Isla de Whenuakura17

Que todos esos encuentros terminaron mal para una de las partes, frecuentemente involucrando choques de población y extinción, no deben ser ignorados por los hacedores de políticas. Observamos, sin embargo, que el valor analítico de estas analogías está limitado por tres consideraciones. En primer lugar, no hay datos para la celda en la esquina superior derecha de los encuentros entre poblaciones de especies inteligentes pero no relacionadas, que abarcaría el Primer Contacto. En segundo lugar, todas las analogías implican encuentros entre fauna terrestre. El Primer Contacto podría ser con una especie que evolucionó en medio de formas de vida mucho menos agresivas que las encontradas en la Tierra. De hecho, el Primer Contacto podría ser con una entidad que surgió en un entorno totalmente no competitivo. En tercer lugar, todas las analogías implicaban contacto físico entre diferentes poblaciones. Ninguno estaba limitado únicamente a la comunicación de larga distancia como se espera en el Primer Contacto.18

Lo que importa aquí es que las analogías terrestres con los encuentros entre poblaciones ofrecen la única información empírica para evaluar los riesgos del Primer Contacto. De ello se desprende que el silencio es por lo tanto una estrategia plausible para una especie aversa al riesgo porque el resultado de cualquier otra especie que pueda estar escuchando es indistinguible de un universo vacío de especies con civilizaciones tecnológicas. Incluso si toda entidad inteligente fuera benevolente hacia otra entidad inteligente dada la oportunidad de interactuar, una norma de silencio implícita podría reforzarse a sí misma a medida que las especies decidan interpretar la incertidumbre inherente en el resultado como posible evidencia del comportamiento racional de otras especies. Si no escuchas a nadie más hablando, entonces o no hay nadie con quien hablar o pueden saber estar callados por una muy buena razón.

Lenguaje

Antes de estudiar los posibles beneficios del Primer Contacto, es importante examinar cuál es probablemente el aspecto más desalentador del encuentro. Podrán los humanos hacer algo más que simplemente reconocer que una señal de radio es de una entidad extraterrestre inteligente y realmente establecer comunicaciones mutuamente inteligibles?

Cuando concebimos mentes extraterrestres, a menudo habitan entidades con planos corporales radicalmente diferentes: organismos planetarios unitarios o poblaciones de máquinas sucesoras de organismos biológicos. Contrariamente, se espera que planos corporales similares produzcan mentes similares. Las evaluaciones optimistas de la posibilidad de comunicar ideas abstractas aparte de quizás matemáticas se basan típicamente en la evolución convergente, como en el Alien Universe [=Universo Extraterrestre] de Don Lincoln de 2013.19 The Inner Limits of Outer Space [=Los Límites Internos del Espacio Exterior] de John C. Baird de 1987 comparaba el problema de comunicarse con una especie extraterrestre inteligente con la traducción de jeroglíficos antiguos sin el beneficio de una Piedra Rosetta.20

Incluso eso puede ser demasiado optimista. Los jeroglíficos egipcios eran el trabajo de las mentes humanas, meramente separadas en el tiempo por cinco milenios.21 El problema es que incluso si los extraterrestres inteligentes se parecen a los humanos, sus mentes pueden ser radicalmente diferentes. Nuestra comprensión actual es que los humanos poseen una capacidad innata para aprender y usar un lenguaje y una cultura asociada.22 Aunque el lenguaje y la mente están inextricablemente unidos en los humanos, tal vez no lo sean para una entidad extraterrestre inteligente, no importa cuán similar en apariencia. Sus mentes pueden parecerse al plástico Standard Social Science Model [=Modelo Estándar de Ciencias Sociales] que dominó el pensamiento de las ciencias sociales durante el siglo pasado y continua influyendo en el pensamiento sobre el lenguaje entre los proponentes de SETI.23 Alternativamente, sus mentes podrían estar organizadas con capacidades innatas comparables pero diferentes,  quizás incluso más rígidas que la nuestra.

El problema del lenguaje es en parte desalentador porque aunque los lingüistas son fuentes confiables para las preguntas sobre el lenguaje humano, a pesar de la película Arrival, es probable que tengan poco que ofrecer en la traducción de mensajes de extraterrestres. Es probable que los expertos en lenguas extranjeras estén desconcertados por los esfuerzos para comunicarse con entidades sin lenguas. El Primer Contacto presentaría múltiples "primeros," al menos en los anales de la humanidad. Esa novedad significa que nada debe darse por sentado, y ciertamente no la intención de comunicarse simplemente porque una señal de radio extraterrestre  ha sido detectada.

Si los extraterrestres se comunican a través de algo similar al lenguaje humano, sería necesario determinar cuál, si alguno, de los dos tipos de comunicación intencional basada en la significación que empleamos: "lenguaje natural" como el Inglés, Italiano o el Proto-Indo-Europeo; o "código" como C++, sintaxis para expresar una arquitectura como Zermelo-Fraenkel, o binario. Hay varias diferencias entre un código y un lenguaje natural, pero sus similitudes son a menudo una fuente de confusión. Una descripción exacta de estas relaciones está más allá del alcance de este paper, por lo que simplemente señalaremos algunas que arrojan luz para la presente oscuridad estratégica.

Primero, un lenguaje natural es el producto de procesos evolutivos no intencionales, al igual que las especies que hacen uso de él. Es por esta razón que la mayoría de los lenguajes naturales tienen irregularidades en la estructura u ortografía que aparentemente no tienen base racional—a veces la gran frustración de aquellos que intentan usar tal lenguaje. Un código, por el contrario, se forma algo deliberadamente. Esto usualmente fomenta la uniformidad en como se presenta y restringe su modificación improvisada [=ad-libbed].

Segundo, el lenguaje natural tiene ambigüedades que los códigos no. La estructura de la oración, tono, entonación [=pitch] y un centenar de otras cosas se unen para proporcionar variación en la significación. A menudo, tenemos que decir simplemente que es una cuestión de circunstancia. Estas cuestiones de circunstancia reducen el tiempo que se necesita para comunicarse inmensamente. Los códigos son, por contraste y por diseño, inambiguos. Un mensaje debe ser interpretado de una sola manera, y la misma gramática del código es usualmente adaptada de tal manera que puede ser descifrada de forma puramente mecánicamente [=deciphered purely mechanically]—y no se pierda la importancia del término "descifrar" aquí. Esto significa que cada detalle relevante tiene que ser explicado, por lo que si hay un montón de detalles, un mensaje puede rápidamente llegar a ser enorme.

Tercero, en lineas similares, el lenguaje natural es multi-contextual. Esto significa que se transmite en situaciones en las que más de un medio proporciona información relevante sobre cómo la comunicación debe interpretarse. La habilidad de detectar un tono de sarcasmo o seriedad es inmensamente útil para comprenderse verdaderamente el uno al otro, y es en estas áreas del subtexto que las interacciones de la inteligencia artificial con humanos encuentra sus grandes desafíos. Los códigos, por contraste, contienen todo en la letra. Se espera que la forma de la propia comunicación sea suficiente para extraer todo lo  de relevancia. Esto es necesario para programar computadoras, o escribir pruebas de conceptos matemáticos que pueden ser llevados a cabo por la operación lógica bruta.

Para resumir estas diferencias, el código opera en circunstancias muy restringidas sobre simple [=barebones] información previa, haciéndola inambigua pero no usualmente eficiente. El lenguaje natural opera en situaciones donde múltiples detalles externos deben ser tomados en cuenta para aclarar, y están disponibles canales enteros de información, como gestos o entonaciones. Los humanos están tan acostumbrados a lidiar con situaciones de lenguaje natural que es fácil confundir alguna comunicación con seres conscientes por ser tan simple. Pero con tanto entre nosotros como sistemas estelares completos, y poco más que una radio bidireccional glorificada, esto puede estar lejos del caso.

"Imaginar un lenguaje es imaginar una forma de vida." Esta afirmación del filósofo Ludwig Wittgenstein ilustra parcialmente por qué el criptoanalista probablemente será más útil para comprender la comunicación lejana que el lingüista. Hay poco que se pueda decir sobre la "forma de vida" de los alienígenas que no sea suposición, y aunque pueden tener lenguaje, este no será el artefacto que captamos cuando nuestras radios comiencen a chillar [=squawking] Sólo tendremos un código.

Una vez que tengamos nuestro código, podemos pensar que el problema es simplemente desencriptarlo [=decryption]. Sin embargo, hay causas para pensar que las limitaciones que acabamos de discutir no sólo hacen que la situación sea más difícil, bien pueden establecer límites claros sobre qué tipo de información puede ser transmitida, y por lo tanto sobre lo que puede ser inferido para cuestiones de estrategia. Los dos problemas, entrelazados, son si hay suficiente información para descifrar [=deciphering] y si información valiosa puede ser transmitida.

El primer problema no parece demasiado difícil, porque se puede esperar que el mensaje proporcione pistas para su interpretación por su sola forma. Los mensajes binarios, basados en un sistema punto-raya [=dot-dash] o un sistema encendido-apagado [=on-off], permiten la transmisión de secuencias de números. La variación del tono alrededor de una línea de base podría simplificar esto en algo así como un sistema hexadecimal. Las secuencias de números que ilustran relaciones geométricas de importancia podrían así ser una cuestión relativamente simple de transmitir y recibir. Las series repetidas así, reemplazando un elemento con un valor en blanco o sin sentido, podrían servir para indicar las variables y operaciones en las ecuaciones.

La puerta de las matemáticas, parece, está abierta a nosotros, aunque interpretar incluso esto lo suficiente para obtener información "interesante" podría tomar un tiempo increíblemente largo. Tales mensajes no sólo serían secuencias muy largas a medida que las operaciones se hicieran más avanzadas, sino que tardarían mucho tiempo en responder a la indicación de comprensión. Además, es probable que los mensajes tuvieran que repetirse más de una vez, y cualquier parte del mensaje que no llegara podría dificultar seriamente el proceso de desencriptación [=decryption]. Los mensajes destinados a ser reinterpretados a través de otro medio, como las imágenes descritas punto por punto a través de binario, serían inmensos, y una apuesta, suponiendo que el interlocutor lejano tiene un medio de procesamiento de información visual.

Aquí es donde entra la segunda dificultad. Las verdades matemáticas pueden ser transmitidas de esta manera porque la forma misma del mensaje tiene algún tipo de relación directa con los asuntos que se transmiten, de la misma manera que la estructura de un mensaje de código tiene similitud con la estructura del "significado." Las únicas mediciones comparativas que se necesitan son proporcionadas internamente, y se necesita poca referencia a los estándares externos, excepto quizás las reglas de la lógica. Aquí es donde la naturaleza unívoca de la comunicación de radio puede poner un freno [=damper] en las cosas.

El lenguaje natural requiere contexto y es probable que el contexto disponible sea muy fino. Los avances en la observación astronómica podrían proporcionar información sobre la gravedad y la composición de la atmósfera si un planeta es la fuente de la señal de radio. Más allá del reconocimiento de que la matemática y las ciencias naturales son compartidas, las señales de radio pueden contener suficiente información para ensamblar imágenes a partir del código binario. Tales comunicaciones, si van a transmitir mucho detalle, también tendrían que ser bastante grandes, sufriendo potencialmente las mismas dificultades en cuanto a la interferencia como las operaciones matemáticas antes mencionadas. Después de eso, sin embargo, la interpretación es probable que sea lenta y quizá resulte imposible.

Aquellos que son pesimistas sobre la posibilidad de establecer comunicación encontrarán apoyo filosófico en la obra del maduro Ludwig Wittgenstein tal como fue articulada en sus Philosophical Investigations [=Investigaciones Filosóficas]. Su argumento general es que el significado de las palabras se deriva de convenciones lingüísticas que no permiten justificación externa y no se preocupan por puntos de referencia empíricamente verificables. Lo que significa una palabra está determinado por lo que todos los que hablan el mismo idioma saben lo que significa. Además, debido a que nuestro acceso a la realidad, facilitado por el lenguaje, es abrumadoramente social en naturaleza, los significados del sentido común de las palabras ofrecen un firme reflejo de la realidad—lo que Richard Rorty llamó un "Espejo de la Naturaleza"—como es posible. Si la visión del Wittgenstein maduro es correcta, podemos enfrentarnos a una barrera impasible para la traducción entre lenguas humanas y extraterrestres, porque simplemente no pueden pertenecer al mismo tipo de sociedad y por lo tanto no existe manera de construir significados de sentido común.

Al comparar el Chino con el Alemán, Christian Helmut Wenzel señala cómo las tendencias de las lenguas (humanas) derivadas de su evolución cultural crean hábitos de pensamiento.24 Por ejemplo, el idioma Chino requiere que los hablantes Chinos sean más sensibles al contexto de lo que exige el idioma Alemán de hablantes Alemanes, tanto en el texto y en el habla. En otro ejemplo, los hablantes Chinos utilizan metáforas espaciales verticales para referirse al tiempo—por ejemplo, el futuro se describe como "abajo"—mientras que los hablantes Alemanes usan metáforas espaciales horizontales para referirse al tiempo.25 Las diferencias en tales en gran medida inconscientes hábitos del pensamiento entre humanos y cualquier La entidad extraterrestre inteligente es probable que tengan causas más profundas que la cultura. Es probable que los órganos sensitivos físicos difieran. Uno de los autores de este artículo es visualmente impedido y por lo tanto consciente de la frecuencia con la que las metáforas visuales se utilizan para hacer referencia a procesos de cognición: "Ve ahora lo que queremos decir?" El grado en que una entidad extraterrestre inteligente es social podría diferir . La socialidad humana se encuentra a medio camino en un espectro entre el típico de los arácnidos en un extremo y el típico de los himenópteros en el otro extremo. La socialidad de una entidad extraterrestre inteligente podría estar en otro lugar a lo largo de ese mismo espectro. Por lo tanto su capacidad para algún afecto que es equivalente a la confianza puede ser menor o mayor que la nuestra.

Como muestra la Tabla 2, la comunicación exitosa y la confusión Babeliana no son las únicas posibilidades para el intento de comunicación en el Primer Contacto. Un gran acuerdo debe lograrse por ambas partes de este encuentro para que la comunicación exitosa pueda lograrse sin frustración ni sospecha por una o ambas de las dos partes. La experiencia humana cotidiana es que todo lo que es necesario para que la comunicación entre hablantes de diferentes lenguas sea moderadamente exitosa. Un lenguaje compartido limitado puede ser suficiente para llevar a cabo importantes intercambios de información. Eso no sería cierto de la comunicación entre humanos y una entidad extraterrestre. En cambio, estos intercambios se asemejarían más cercanamente a las negociaciones entre los tomadores de decisiones políticas o empresariales, que luchan por definir su terminología en ambas lenguas para maximizar el valor evitando futuras confusiones o traiciones. Ni una entidad extraterrestre inteligente capaz de engaños calculados ni los humanos podrían confiar en que habrían entendido correctamente el significado de los mensajes si no pudieran traducir de vuelta del lenguaje del otro. La inhabilidad de entender el lenguaje del otro probablemente engendraría frustración y sospecha.

Tabla 2. Posibles resultados de las comunicaciones
Lenguaje Humano Inteligible por Entidad ExtraterrestreLenguaje Humano Ininteligible por Entidad Extraterrestre
Lenguaje de la Entidad Extraterrestre Inteligible por los HumanosComunicación (Fluidez Compartida)Comprensión Humana, junto con la Frustración y Sospecha por la Entidad Extraterrestre
Lenguaje de la Entidad Extraterrestre Ininteligible por los HumanosEntendimiento de la Entidad Extraterrestre junto con Frustración y Sospecha por HumanosNo Comunicación (Confusión Babeliana)

Algunas consecuencias de la comunicación fallida en el Primer Contacto son previsibles. Los humanos tienden a interpretar el "desconocido conocido" [=known unknown] con fuerzas y criaturas imaginadas, a menudo elaboradas de mitos familiares.26 Las creencias fantásticas y la acción desesperada basada en esas creencias es un resultado posible. El deseo de proyectar teorías de la mente apropiadas para los humanos sobre animales no-humanos o fenómenos naturales es bien conocido. Que los humanos lo hagan con las criaturas que conocemos mejor—los perros—es revelador. A través de las culturas, los humanos tratarán de razonar con los perros usando la lógica simbólica y los perros imitarán la comprensión porque son recompensados ​​por hacerlo. Este intercambio es notable porque puede haber comenzado entre 15,000 y 150,000 años atrás y podría representar una forma de co-evolución. Lo que importa aquí es que el entendimiento incompleto entre dos especies terrestres completamente familiares perdura a pesar de su significado para los humanos como la mejor oportunidad posible para cultivar una práctica ética con "alteridad significativa."27 Dado este fracaso, es totalmente razonable esperar el éxito del intercambio de información con una entidad extraterrestre inteligente que presenta una alteridad absoluta?

Qué significa esto para la posibilidad de una comunicación exitosa entre humanos y una entidad extraterrestre inteligente? La mente humana está diseñada para comunicarse con compañeros humanos. No hay garantía de que lograríamos alguna vez más que la comunicación más rudimentaria con criaturas incluso muy similares a nosotros mismos. Tal vez podamos tener éxito en el control de nuestras matemáticas pero la posibilidad de intercambiar mucho más allá de eso es limitado. Además podría ser una suerte si la entidad extraterrestre inteligente posee ideas que podrían ser liberadas entre nuestras especies como memes destructivos.

Beneficios

Carl Sagan, icono de los optimistas del Primer Contacto, profetizó que los seres humanos podrían beneficiarse inmensamente del acceso al "conocimiento científico, lógico, cultural y ético que se obtendría al afinar las transmisiones galácticas."28 Sagan confiaba en que el shock cultural consecuente sería relativamente pequeño y que la decodificación de señales sería posible aunque tal vez requiriera décadas o siglos.29 Albert A. Harrison anticipa el encuentro de especies extraterrestres inteligentes pacíficas y cooperativas, floreciendo en el equivalente interestelar a la Paz Kantiana.30 Él se representa un Club Galáctico de tales especies operando sobre principios generales con experiencia en la inscripción de nuevas especies miembro como la nuestra. Por desgracia, varias décadas de búsqueda sugieren ahora que las entidades extraterrestres inteligentes que transmiten invitaciones para comunicarse por radio deben ser extremadamente raras o ocurrir a distancias tan grandes de la Tierra como para ser funcionalmente no-existente.

Qué beneficios podrían derivarse de la comunicación con una entidad extraterrestre? Ya sabemos que la inteligencia ha surgido en múltiples ocasiones en la Tierra pero aún no hemos conversado con ninguna de las especies terrestres que exhiben inteligencia sobre cualquier cosa que no sea nombrar comida, identificar amenazas de depredadores, reclamar territorio y expresar afecto.31 En esa medida los humanos ya saben que no están solos en el universo. Por desgracia, no podemos comparar las notas con ninguna especie inteligente terrestre sobre asuntos más abstractos. Eso es lo que podríamos lograr si somos capaces de traducir mensajes de una entidad extraterrestre inteligente.

Los defensores de intentar comunicarse con entidades extraterrestres inteligentes tipicamente asumen que nuestras matemáticas reflejan algo universal y servirían así como la base para el desarrollo de una terminología común. Pueden estar equivocados. Las matemáticas que conocemos podrían simplemente reflejar el pensamiento de nuestra especie, centrado en realizar el tipo de operación que nos es útil. Incluso las ostensibles matemáticas "puras" pueden ser simplemente matemáticas aplicadas, aplicadas a sí mismas, haciendo que la división sea un caso de grados de remoción en lugar de una diferencia de sustancia. Un beneficio importante del Primer Contacto sería determinar si sabemos lo que pensamos que sabemos acerca de las matemáticas, tanto en contenido como en alcance. Descubrir que la matemática no se comparte podría sin embargo excluir el uso de los medios más prometedores para lograr la traducción de mensajes. No reconocer esto, si es así, puede significar que trabajamos en vano en una tarea imposible por un tiempo muy largo.

Otro beneficio sería que podríamos "evitar reinventar la rueda" adoptando gran parte de los avances científicos y de ingeniería hechos por otras especies. Sin embargo, no podemos suponer que la ciencia y la ingeniería de una entidad extraterrestre serían de alguna utilidad práctica.32 Los humanos también podrían beneficiarse de la exposición a nuevos ejemplos y beneficiarse reconociendo el valor en lo que ya poseemos. Por lo tanto, podríamos estar en una situación análoga a la de los Inca pre-contacto, que eran conscientes de la rueda, pero no la utilizaron en el transporte. Una entidad extraterrestre podría poseer conocimientos filosóficos o espirituales aún no imaginados por nuestra especie.

Incluso si la entidad extraterrestre no tiene nada que ofrecer que no poseemos, habría algún beneficio para la comunicación? Donna Haraway sostiene que las relaciones que desarrollamos con animales domesticados, criaturas con diferentes mentes, son cruciales para el desarrollo moral humano.33 Steven Pinker sostiene que las comunicaciones de masas, que ha resultado en una mayor exposición para las mentes de los humanos y otros animales diferentes de nosotros mismos, son en parte responsables de nuestro cada vez más pacífico comportamiento.34 Así que simplemente estar expuesto a mentes diferentes y radicalmente ajenas [=alien] podría tener un efecto pacificador en nuestro comportamiento permitiendo un mayor desarrollo moral. Ese efecto depende por supuesto de comunicarse realmente en algo cercano al lenguaje natural.

Qué saben los tomadores de decisiones políticos sobre los beneficios que asisten al Primer Contacto? La respuesta es que saben muy poco. De hecho, los beneficios alegados parecen reflejar la ilusión [=wishful thinking].

El problema político

La búsqueda de señales de radio procedentes de entidades extraterrestres ha estado en curso durante décadas a pesar de la ausencia de un consenso de política pública no ambiguo sobre la sabiduría de hacerlo. En cambio, el entusiasmo por la posibilidad de detectar la vida extraterrestre inteligente ha sido cultivado asiduamente en la cultura popular. A veces parece ser un medio de inocular al público contra la xenofobia con respecto a Otros humanos.35 La creencia en el carácter benigno de cualquier entidad extraterrestre es bastante común entre los miembros del público atento que The Planetary Society usa para recaudar dinero. Así, un mensaje de correo electrónico de recaudación de fondos de Agosto 15, 2014 termina con la siguiente promesa: "Si una civilización extraterrestre transmite a nuestra manera, sería el mayor descubrimiento en la historia humana. Y te gustaría ser parte de ella. Por favor ayude a mantener viva la búsqueda." El llamamiento a las contribuciones no menciona los riesgos de la detección o respuesta a dicho mensaje. Tampoco hay un lobby de membresía masiva comparable a The Planetary Society que se oponga al esfuerzo. Hay disentimiento de esto pero no resuena fuertemente en la opinión pública.36

Los expertos científicos están divididos acerca de la conveniencia de responder a cualquier entidad detectada y de señalar de manera espontánea la existencia de nuestra especie como una entidad tecnológica inteligente.37 Desafortunadamente, gran parte del público, que podría estar en oposición, ignora la opinión de expertos en favor de más entretenidas narraciones conspirativas del tipo que ofrece The Discovery Channel.

Qué saben los tomadores de decisiones políticos sobre los riesgos que asisten al Primer Contacto? La respuesta es lamentablemente poco, y lo que saben es decididamente lamentable. Los encuentros trágicos detallados en la Tabla 1 no son buenos presagios incluso para encuentros confinados a transmisiones de radio. Memes, en el sentido original que Richard Dawkins acuñó el término, podría ser desmoralizador y perturbador de la misma manera que las pandemias.38 Como descubrimos en el siglo XXI, la información misma puede estar armada.

Dada la preocupante curiosidad que "mató al gato" común a nuestra especie, algunos pueden estar tentados a responder a una señal de radio antes de ser descifrado y antes de que se determine si los humanos son la audiencia deseada. El montaje del entusiasmo popular y científico impulsado por la curiosidad podría ser difícil para los tomadores de decisiones políticas resistir. La frustración por la inhabilidad de derivar un mensaje de la emisión de radio es probable que alimentar la sospecha conspiracionista de que los tomadores de decisiones están ocultando información que no poseen. La tentación de responder probablemente será reforzada por lo que son, en la percepción humana, períodos de tiempo muy largos entre enviar y recibir mensajes de radio. Los horizontes temporales para los tomadores de decisiones suelen ser mucho más cortos. Las consecuencias a largo plazo incluso de las decisiones más trascendentales pueden ser descontadas a favor de las ventajas a corto plazo que pueden ser consideradas en las encuestas de opinión pública y en los resultados electorales.

Los tomadores de decisiones no son menos propensos que los demás a los errores de percepción errónea que son el producto de una proclividad humana para decirse unos a otros historias en las que la información que falta es reemplazada con suposición. Varias de las percepciones erróneas hipótetizadas implicadas en la disuasión nuclear identificadas por Robert Jervis son relevantes aquí: la tendencia a aceptar o rechazar nueva información basada en creencias o teoría existentes, la tendencia a asimilar con éxito nueva información sólo si se recibe por partes, la tendencia a creer que los mensajes recibidos son en respuesta a mensajes enviados, la tendencia a sobrestimar la claridad de los mensajes enviados, y la tendencia a creer que los destinatarios del mensaje comparten intereses y perspectivas comunes.39 Estas tendencias a la percepción errónea pueden ser reforzadas por el síndrome de “grupo de pensamiento” [=groupthink] identificado por Irving Janis40 y la competencia entre las organizaciones burocráticas incluso durante crisis existenciales identificadas por Graham Allison y Philip Zelikow.41

En su análisis de la conceptualización en las relaciones internacionales, Robert Jervis señala que los umbrales perceptuales más básicos también son los más difíciles de corregir: si los tomadores de decisiones poseen o no un concepto para una categoría de pensamiento.42 Así, la imagen inexacta de Occidente empleada Por parte de los tomadores de decisiones Chinos a mediados del siglo XIX, retrasaron su aprendizaje sobre sus rivales y dieron su respuesta inadecuada a esos retos . Ellos pensaban que estaban interactuando con un poder comparable a Portugal del siglo XVI cuando en realidad se trataba de la Gran Bretaña del siglo XIX. Cien años de violencia y humillación fueron la consecuencia.

El problema político es inicialmente uno de elegir entre la falta de respuesta y la respuesta tardía. Como se muestra en la Tabla 3, cualquier respuesta al mensaje debe ser retrasada por lo menos hasta que el mensaje haya sido descifrado y el destinatario deseado identificado. Las potenciales amenazas existenciales justifican paciencia en la toma de decisiones nacida de extrema cautela.

Tabla 3: Óptima toma de decisiones a corto plazo
Destinatario DeseadoDestinatario No Deseado
DescifrableRetrasar RespuestaNinguna respuesta
IndescifrableNinguna RespuestaNinguna respuesta

La falta de respuesta requerirá mensajes oficiales para amortiguar tanto el entusiasmo público y científico. Como revela la experiencia de la disuasión nuclear durante la Guerra Fría, las audiencias de noticias pueden ser persuadidas a aceptar la lógica estratégica de la preparación junto con la inacción. Lo que es probable que requiera reportes oficiales periódicos sobre el progreso en el desciframiento del mensaje junto con una narrativa enfatizando la posible amenaza existencial. A pesar de que se frota contra el grano de pensamiento desde el comienzo de la Era Moderna, los humanos son capaces de vivir en un estado de miedo. De hecho, las sociedades tradicionales se caracterizan por la hostilidad hacia los extraños, encontrando en esa antipatía una fuente de unidad social.

El problema político a más largo plazo implica la toma de decisiones con respecto a mensajes que han sido suficientemente descifrados. Las opciones se muestran en la Tabla 4.

Tabla 4: Óptima toma de decisiones a largo plazo asumiendo la transmisión prevista
Destinatario DeseadoDestinatario No Deseado
BenignoRespuesta PosibleNinguna Respuesta
MalignoNinguna RespuestaNinguna Respuesta

A menos que se pueda determinar que el mensaje ha sido intencionalmente transmitido y que la humanidad es su destinatario más que alguna otra entidad extraterrestre, entonces no responder es la decisión óptimamente racional. El valor de no responder sería reducido, aunque no totalmente eliminado, si se determina que la humanidad es el destinatario deseado porque eso indicaría el conocimiento de nuestra ubicación en el espacio y tal vez otra información. No responder a un mensaje negaría a la entidad extraterrestre información adicional que podría hacer a la humanidad aún más vulnerable. Si el mensaje evidenció alguna intención maligna en forma de una amenaza o un meme armado, entonces no responder sigue siendo la decisión óptimamente racional.

Existen posibles ventajas de escuchar en las comunicaciones entre entidades extraterrestres sin su conocimiento. Dadas las medidas profilácticas para evitar la liberación de un meme armado, la inteligencia recolectada a través del monitoreo encubierto se podría utilizar para decidir si y como responder mejor a un mensaje. De hecho, tal monitoreo podría proporcionar los beneficios del Primer Contacto sin incurrir en los riesgos.

Conclusión

La probabilidad relativamente alta de la existencia de inteligencia extraterrestre ha llevado a la conversación sobre la posibilidad de comunicación prolongada con tales inteligencias distantes. Una serie de detalles logísticos obstaculizan y hacen problemático cualquier intento de involucrarse en la comunicación entre la Tierra y lo que está en el gran más allá que podría hablarnos. Que la participación en dicha comunicación será ventajosa no es de ninguna manera una conclusión inevitable. De hecho, hay buenas razones para sospechar que el encuentro será o  bien no-ventajoso o desventajoso, y muy posiblemente extraordinariamente peligroso.

Lo que un tomador de decisiones política nacional es probable que busque al encontrarse con una señal de radio extraterrestre dependerá tanto de su aceptación del riesgo relativo como de su disposición a actuar de acuerdo con otros tomadores de decisiones políticas nacionales que estan en posesión de la misma información. En el presente, el aparato burocrático científico para detectar tal se limita todavía a un puñado de países, pero a medida que este número crece una respuesta coordinada se vuelve más difícil, no menos por la tentación de desertar de una política de restricción buscando una ventaja en el establecimiento de la comunicación.

Notas finales
  1. Marissa Martinelli. “All Your Questions About the Mindbending Plot of Arrival, Answered.” Slate. November 18, 2016.
  2. Michael A.G. Michaud. “Ten Decisions That Could Shake the World.” Space Policy. (2003) 19, 2: 131-136.
  3. Bruce Jakosky. The Search for Life on Other Planets (Cambridge: Cambridge University Press, 1998) pp. 289–290.
  4. Stephen Battersby. “We’re From Earth. Hi There!” New Scientist (2010) 205, 2744: 29.
  5. Stephen Webb. Where is Everybody: Fifty Solutions to the Fermi Paradox and the Problem of Extraterrestrial Life (New York: Copernicus Books, 2002) pp. 108–115; Richard A. Posner. Catastrophe: Risk and Response (New York: Oxford University Press, 2004) pp. 40–41.
  6. Stephen Battersby. “We’re From Earth. Hi There!” New Scientist. 205, 2744: 28–31; BBC News. “Hawking Warns Over Beings.” April 25, 2010.
  7. BBC News. “Stephen Hawking warns over making contact with aliens.”
  8. Kathryn Denning, Kathryn. “Impossible Predictions of the Unprecedented: Analogy, History, and the Work of Prognostication” in Douglas Vakoch, ed., Astrobiology, History and Society: Advances in Astrobiology and Biogeographics (Berlin: Springer-Verlag, 2013) pp. 301–312.
  9. Alfred W. Crosby. Ecological Imperialism: The Biological Expansion of Europe, 900–1900. (Cambridge: Cambridge University Press, 1996) pp. 71–94; Jared Diamond. The Third Chimpanzee: The Evolution and Future of the Human Animal (New York: Harper Perennial, 1992) pp. 278–283.
  10. Shepard Kech III. The Ecological Indian: Myth and History. (New York: W.W. Norton, 1999) pp. 33–34.
  11. Henry F. Dobyns. “Disease Transfer at Contact.” Annual Review of Anthropology (1993) 22: 273–291.
  12. Diamond, The Third Chimpanzee, pp. 51–52.
  13. Paul Marchesi, et al., “Census and Distribution of Chimpanzees in Côte D’Ivoire.” Primates (1995) 36, 4: 591–604.
  14. Krech, The Ecological Indian, pp. 29–43.
  15. Sheila R. Colla, et al., “Plight of the Bumble Bee: Pathogen Spillover From Commercial to Wild Populations.” Biological Conservation (2006) 129, pp. 461–462; X.J. Meng, et al., “Wild Boars As Sources for Infectious Diseases in Livestock and Humans.” Philosophical Transactions of the Royal Society (2009) 364, 2697–2698.
  16. Franck Courchamp, et al., “Mammal Invaders in Islands: Impact, Control and Control Impact.” Biological Review (2002) 78, p. 356.
  17. Ibid.
  18. John Hickman. “Problems of Interplanetary and Interstellar Trade.”Astropolitics (2008) 6:95–104.
  19. Don Lincoln. Alien Universe: Extraterrestrial Life in Our Minds and in the Cosmos. (Baltimore, MD: John Hopkins University Press, 2013).
  20. John C. Baird. The Inner Limits of Outer Space. (Hanover, NH: University Press of New England, 1987), pp. 190–191.
  21. El antiguo Babilónico se pudo leer por primera vez en la era moderna no sólo por el descubrimiento de inscripciones en tres idiomas en un acantilado en Bisitun, Irán, sino también porque las criaturas que lo escribieron y que lo leyeron eran humanas.
  22. Pinker, Steven. The Language Instinct: How the Mind Creates Language. New York: Perennial Classics, 2000) pp. 419–448.
  23. Ibid, pp. 421-422.
  24. Christian Helmut Wenzel. “Chinese Language, Chinese Mind?” From ontos verlag: Publications of the Austrian Ludwig Wittgenstein Society, New Series (2013) 1–18, 3.
  25. Ibid.
  26. David Gordon White. Myths of the Dog-Men. (Chicago: The University of Chicago Press, 1991).
  27. Donna Haraway. The Companion Species Manifesto: Dogs, People, and Significant Otherness. (Chicago: Prickly Paragon Press, 2003).
  28. Carl Sagan and Jerome Agel. The Cosmic Connection: An Extraterrestrial Perspective. (New York: Anchor Press, 1973) p. 218.
  29. Ibid, pp. 218–219.
  30. Albert A. Harrison. After Contact: The Human Response to Extraterrestrial Life. (New York: Plenum, 1997) pp. 194–195.
  31. Angela Dassow and Michael Coen. “Join the Conversation.” New Scientist (2015) 225, 3003: 1–5.
  32. Nicholas Rescher. “Extraterrestrial Science,” in Edward Regis, ed., Extraterrestrials: Science and Alien Intelligence. Cambridge; Cambridge University Press, 1985) pp. 83–116.
  33. Haraway, The Companion Species Manifesto.
  34. Steven Pinker. The Better Angels of Our Nature: Why Violence Has Declined. (New York: Penguin Books, 2011) pp. 588–592, 641–642.
  35. Erich Goode. The Paranormal: Who Believes, Why They Believe and Why It Matters (Amherst, NY: Prometheus Books, 2012) pp. 242–245.
  36. En cambio, la cultura popular está plagada con risibles teorías de conspiración pseudocientíficas de "antiguos astronautas" que son fácilmente desechadas por los tomadores de decisiones políticas nacionales. El problema con las teorías de la conspiración es que no son teorías en absoluto sino colecciones de "preguntas, sospechas y acusaciones" que contrarían "narraciones convencionalmente disponibles." Ver Jody Dean. How Technoculture Capitalizes on Democracy. (Ithaca: Cornell University Press, 2002) p. 51.
  37. Dan Falk. March 29, 2015. “Is This Thing On?” Slate.
  38. Christian Enemark. Biosecurity Dilemmas: Dreaded Diseases, Ethical Responses, and the Health of Nations. (Washington, DC: Georgetown University Press, 2017) pp. 97–98.
  39. Robert Jervis. “Hypotheses on Misperception.” World Politics (1968) 20, 3: 454–479.
  40. Irving Janis. Victims of Groupthink. (New York: Houghton Mifflin, 1972).
  41. Graham Allison and Philip Zelikow. Essence of Decision: Explaining the Cuban Missile Crisis, 2nd Ed. (New York: Longman, 1999).
  42. Jervis, pp. 466–467.
John Hickman (jhickman@berry.edu) es Profesor de Ciencias Políticas en el Berry College Department of Government and International Studies en Rome Georgia.

Koby Boatright (forallxthereexists@gmail.com) es un scholar de filosofía independiente que vive en Tulsa, Oklahoma.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente John Hickman - Koby Boatright, Stranger danger: Extraterrestrial first contact as a political problem, thespacereview.com, May 15, 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador

viernes, 12 de mayo de 2017

Resolviendo la Paradoja de Fermi: Podrían extraterrestres avanzados ser Lovecraftianos 'Antiguos', durmiendo a través de los Eones?

Texto original: Greg, Solving the Fermi Paradox: Could Advanced Aliens Be Lovecraftian 'Old Ones', Sleeping Through Eons?, dailygrail.com,  11 May 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador
Resolviendo la Paradoja de Fermi: Podrían  extraterrestres avanzados ser Lovecraftianos 'Antiguos', durmiendo a través de los Eones?

Publicado por Greg


No es frecuente que encuentres papers académicos sobre la posibilidad de civilizaciones extraterrestres que citen a H.P.Lovecraft. Pero eso es exactamente lo que encontrarás en un nuevo artículo escrito por investigadores de la Oxford University, "That is not dead which can eternal lie: the aestivation hypothesis for resolving Fermi’s paradox". [=Que no está muerto lo que puede yacer eternamente: la hipótesis de la estivación para resolver la paradoja de Fermi].

Los investigadores, del Future of Humanity Institute de Oxford, preguntan si las civilizaciones avanzadas - que probablemente estarían ardiendo por causa de  [=through] las fuentes de energía debido a los vastos incrementos en habilidad computacional - podrían tomar la decisión de entrar en una hibernación de personas ("estivación") en orden a tomar ventaja de condiciones más energéticamente-amigables [=energy-friendly] en el futuro profundo:
" civilizaciones tempranas tienen una chance mucho mayor de colonizar y adelantarse a las civilizaciones posteriores si así lo desean. Si estas civilizaciones tempranas están alrededor, por qué no son visibles? La hipótesis de la estivación indica que están estivando hasta una era cosmológica posterior.
El argumento es que la termodinámica de la computación hace el costo de una cierta cantidad de cálculo proporcional a la temperatura. Nuestro conocimiento astrofísico y cosmológico indica que el universo se está enfriando con el tiempo cósmico. A medida que el universo se enfría, un Joule de energía vale proporcionalmente más.
... De ahí que una civilización deseosa de maximizar la cantidad de cálculo querrá utilizar su dotación de energía lo más tarde posible: usarla ahora significa que se puede hacer mucho menos cálculo total. Por lo tanto, una civilización temprana, después de expandirse para tener acceso a suficientes materias primas, se asentará y esperará hasta que sea racional utilizar los recursos.
No estamos observando a ningún extraterrestre ya que la fase de expansión inicial es breve e intermitente y la civilización estivante y su infraestructura también es en gran parte pasiva y compacta.
En breve, dice el paper, las grandes civilizaciones podrían tener una pequeña huella porque han "relocalizado la mayor parte de su actividad para el futuro". Las civilizaciones avanzadas podrían haber "visto todo", dicen los investigadores, y por lo tanto "no ganan mucha más información de utilidad de andar rondando en la era temprana".

Para "relocalizar su actividad en el futuro", los investigadores dicen que los extraterrestres avanzados podrían haber descubierto una manera para ya sea solo 'hibernar', o de otro modo quizá incluso regular su "velocidad mental" para cambiar su experiencia subjetiva del tiempo para permitirles 'atravesar' grandes periodos de tiempo con un impacto mínimo.

El paper es obviamente, muy especulativo, incluso si ofrece verdadera ciencia (demasiado compleja para mí) para intentar respaldar su hipótesis (también señalan que el paper no pretendía inicialmente resolver la Paradoja de Fermi, sinó más bien era una consideración de cómo las civilizaciones avanzadas podrían gestionar sus recursos).

Pero si te vas a divertir especulando acerca de la hibernación de antiguos extraterrestres, por qué no enloquecerse [=go hog wild] y lanzar en algunos Lovecraft para pintar un cuadro? Eso es exactamente lo que hacen los autores para ilustrar su escenario de 'durmientes Antiguos' [=sleeping Old Ones], insertando las dos siguientes citas en su paper:
" Que no está muerto lo que yace eternamente.
Y con extraños eones aun la muerte puede morir
H.P. Lovecraft
Los Antiguos eran, los  Antiguos son y los Antiguos serán.
No en los espacios que conocemos, sino entre ello. Se pasean serenos
y primigenios en esencia, sin dimensiones e invisibles a nuestra vista.
H.P. Lovecraft, The Dunwich Horror and Others
Tal vez deberían haber puesto 'eldritch' delante de cada  segundo sustantivo sólo para establecer realmente un tono Lovecraftiano ...

Link: "That is not dead which can eternal lie: the aestivation hypothesis for resolving Fermi’s paradox" on arXiv.org

Relacionado: SETI Should Consider Black Holes As Potential Targets

(gracias Norman)

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente Greg, Solving the Fermi Paradox: Could Advanced Aliens Be Lovecraftian 'Old Ones', Sleeping Through Eons?, dailygrail.com,  11 May 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador

sábado, 6 de mayo de 2017

La BBC está haciendo una serie de TV de la Guerra de los Mundos de la era Victoriana

Texto original: Andrew Liptak, BBC is making a Victorian-era War of the Worlds TV series, theverge.com, May 4, 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador
La BBC está haciendo una serie de TV de la Guerra de los Mundos
 de la era Victoriana

Por el escritor de Jonathan Strange and Mr Norrell de la BBC 


Arte: Henrique Alvim Corrêa

El dia de hoy, la BBC anunció una serie de nuevos shows, incluyendo una serie de tres partes basada en la novela de H.G. Wells The War of the Worlds [=La Guerra de los Mundos]. El show está programado para entrar en producción la próxima primavera, y parece que, a diferencia de la mayoría de las adaptaciones modernas, se establecerá en la era Victoriana.

La serie será escrita por el guionista Peter Hartness, quien adaptó la novela de fantasía de la era Victoriana de Susanna Clarke Jonathan Strange and Mr Norrell para la red, así como un puñado de episodios de Doctor Who. The North-West Evening Mail tiene algunos detalles adicionales, citando al Gerente Director de Producciones  de Mammoth Studios Damien Timmer como diciendo que si bien la película ha sido adaptada muchas veces, "nadie ha intentado seguir a Wells y localizar la historia en Dorking a finales del siglo pasado." El proyecto fue anunciado por primera vez en 2015, y la confirmación de la producción de hoy sólo llega meses después de que el libro entrara en el dominio público.

La novela sigue a un narrador sin nombre mientras observa una serie de estrellas fugaces, que resultan ser grandes cilindros metálicos que contienen invasores Marcianos. Los extraterrestres atacan a los humanos reunidos y comienzan una conquista del planeta, sólo para sucumbir a las enfermedades humanas.

Desde la publicación de la novela en 1898, ha habido un número de adaptaciones de película, televisión, y radio, pero con una sola excepción, la mayoría de las producciones actualizaron la novela a los tiempos contemporáneos y la ajustaron. La película de 1953 tuvo lugar en el Sur de California, mientras que la adaptación de Steven Spielberg de 2005 se estableció en Nueva York. Incluso la famosa obra de radio de 1938 de Orson Welles cambió la ubicación a los Estados Unidos. Sólo una adaptación directa al video llamada H.G. Wells’ The War of the Worlds conservó el período marco.

The War of the Worlds es una de las obras más importantes de la ciencia ficción que existe [=out there], y su período marco es importante para la historia original, ya que forma parte de todo un movimiento de ficción apodado “invasion literature” [=literatura de invasión], en la que Inglaterra es galantemente defendida contra forasteros hostiles. Será interesante ver cómo y si la serie aborda la política de la época de la novela, y cómo se relaciona con la política de Inglaterra y Europa de hoy.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente Andrew Liptak, BBC is making a Victorian-era War of the Worlds TV series, theverge.com, May 4, 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador

miércoles, 3 de mayo de 2017

Si los extraterrestres nos visitan, no esperan un final de Hollywood, advierte Ridley Scott

Texto original: Mindy Weisberger,If Aliens Visit, Don't Expect a Hollywood Ending, Ridley Scott Warns, livescience.com, May 2, 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador
Si los extraterrestres nos visitan, no esperan un final de Hollywood, 
advierte Ridley Scott

Por Mindy Weisberger, Escritora Senior 

Ridley Scott dirige una escena de su nueva película, "Alien: Covenant", que se estrenará en Estados Unidos en Mayo 19. Crédito: 20th Century Fox

El director de cine Ridley Scott, que se deleita en aterrorizar espectadores con su mezcla cinematográfica de horror y ciencia ficción, sugirió en una entrevista reciente que la espeluznante perspectiva  de extraterrestres invasores beligerantes podría trascender el reino de la ciencia ficción. Según Scott, cientos de especies exóticas están "ahí fuera" en mundos distantes, y los habitantes de la Tierra deben prepararse para lo peor si alguna vez deciden visitar nuestro planeta.

Un científico, sin embargo, dice que la información de Scott sobre tales extraterrestres hostiles, y abundantes, es equivocada [=off-base] y sin soporte.

Scott dijo a la Agence France-Presse (AFP) sobre su creencia en "seres superiores", mientras recibía preguntas sobre su última película, "Alien: Covenant," que se estrenará en teatros en los Estados Unidos en Mayo 19. Advirtió que cualquier viajero extraterrestre que esté lo suficientemente avanzado tecnológicamente como para aparecer en nuestra puerta probablemente sería muy inteligente y muy hostil. Y a diferencia de los escenarios que dominan las películas — si nos vamos a un cara-a-cara [=toe-to-toe] con estos invasores, probablemente no seremos los vencedores, dijo.

"Si eres lo suficientemente estúpido como para desafiarlos, te sacarán en tres segundos," dijo Scott a la AFP. [Greetings, Earthlings! 8 Ways Aliens Could Contact Us]*

En la entrevista, Scott explicó que "los expertos" estiman que hay "entre 100 y 200 entidades" en otros planetas, siguiendo lo que podría ser un camino evolutivo similar al nuestro. Y si llegan aquí primero, nuestra mejor apuesta sería "correr" [=run for it], reporta la AFP.

La posibilidad de una vida extraterrestre inteligente y tecnológicamente hábil [=adept] ha intrigado a escritores y lectores de ciencia ficción desde que el escritor Francés Voltaire publicó su historia corta "Micromégas" en 1752, describiendo a dos visitantes extraterrestres a la Tierra — uno del planeta Saturno y uno de un planeta orbitando la estrella Sirius.

Scott ha hecho sus propias contribuciones al género, mas notablemente con su serie de películas "Alien", que imaginan una especie alienígena altamente adaptable y morfológicamente flexible. Los así-llamados xenomorfos se reproducen rápidamente y son despiadadamente eficientes para dominar a los humanos, ya sea desmembrándolos rápidamente o cultivándolos como anfitriones para sus crias [=young] — afortunadamente, en lugares aislados que están lejos de nuestro hogar planeta natal.

Pero aunque Scott es un experto en hilar cuentos [=yarn-spinner] de ciencia ficción, su evaluación de las amenazas extraterrestres del mundo real podría utilizar un asesor de guión [=script doctor], de acuerdo a Seth Shostak, astrónomo senior del SETI Institute, una institución de investigación dedicada a la búsqueda de señales de comunicación producidas por vida extraterrestre inteligente.

Para empezar, la estimación "experta" de Scott de 100 a 200 "entidades" es totalmente infundada, dijo Shostak a Live Science.

"No tenemos absolutamente ningún dato que le diga cuál podría ser ese número," dijo.

De hecho, las estimaciones basadas en datos sobre planetas conocidos y galaxias sugieren que el número real de formas de vida extraterrestres inteligentes podría, de hecho, ser significativamente mayor. Con aproximadamente 1 trillón de planetas en nuestra galaxia solamente, y alrededor de 2 trillones de galaxias más, eso se suma a... bueno, son muchos planetas, dijo Shostak. [Why Do We Imagine Aliens as 'Little Green Men'?]*

Para reducir un poco la búsqueda, los científicos podrían empezar mirando al trillon de planetas en nuestra propia galaxia, dijo. Sólo una fracción de esos planetas podría ser capaz de soportar vida —quizás 1 en 10. Y tal vez sólo 1 de cada 1,000 podría producir y mantener vida más compleja que las bacterias, dijo.

Eso nos da alrededor de un billon de planetas en nuestra galaxia que podrían albergar algún tipo de vida inteligente. Pero con el tiempo, la vida en muchos de esos planetas podría haber ya crecido y menguado — autodestruido o borrado. Quizás sólo un planeta en un millón de esos mundos que albergan vida inteligente aún sostienen vida capaz de contactar a los humanos. Eso suma aproximadamente 1,000 planetas que podrían potencialmente albergar especies inteligentes, extraterrestres, dijo Shostak a Live Science.

Sin embargo, si un planeta está a más de 70 años luz de la Tierra, todavía no ha recibido ninguna señal de radio de nosotros. Sus residentes, no importa lo tecnológicamente hábiles, no saben que los seres humanos existen todavía. Incluso si las observaciones a larga distancia de la Tierra les dijeran que tenemos oxígeno en nuestra atmósfera — y por lo tanto alguna forma de vida — sería muy improbable que viajaran todo este camino para ver lo que podría ser sólo un montón de bacterias, añadió Shostak.

Ni los extraterrestres podrían invadir nuestro sistema solar simplemente para robar nuestros recursos, dijo. Si una civilización es lo suficientemente avanzada que han agotado todos los recursos de su sistema estelar completo — cada planeta, luna y asteroide — y están todos fuera de materiales naturales, probablemente están en una etapa en la que podrían crear lo que necesitaban de Materiales más simples en su propio patio trasero, en lugar de viajar a través de la galaxia para un suministro muy limitado, dijo Shostak.

Es igualmente improbable que se presenten porque pensaron que los seres humanos harían una excelente adición a su dieta, dijo.

"Para hacer eso, tendrían que saber que teníamos algo interesante dentro de nuestros cuerpos que podían metabolizar, y su química corporal probablemente sería muy diferente a la nuestra," dijo Shostak.

Pero Scott consiguió una cosa correcta: si los extraterrestres son capaces de construir naves espaciales que puedan transportarlos a nuestro planeta, ciertamente serían tecnológicamente "superiores" a las personas, dijo Shostak. Y si él vio una nave espacial  aparecer de repente, Shostak admitió que probablemente haría lo que Scott sugirió  — y sólo "corrrería" [=run for it].

Artículo original en Live Science.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor. [...]*: El corchete seguido de un asterisco indica texto entre corchetes en el original.

Fuente Mindy Weisberger,If Aliens Visit, Don't Expect a Hollywood Ending, Ridley Scott Warns, livescience.com, May 2, 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador

sábado, 29 de abril de 2017

Los extraterrestres pueden haber existido en nuestro sistema solar mucho antes que nosotros

Texto original: Jasper Hamill - The Sun, Aliens may have existed in our solar system long before us, nypost.com, April 25, 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador
Los extraterrestres pueden haber existido en nuestro 
sistema solar mucho antes que nosotros

Por Jasper Hamill, The Sun

Shutterstock

El sistema solar que la humanidad llama hogar puede una vez haber sido habitado por una especie extinta de extraterrestres espaciales, sugirió un alto científico.

Un científico espacial ha sugerido que antiguos extraterrestres podrían haber vivido en Marte, Venus o incluso en la Tierra antes de desaparecer sin un rastro.

En un fascinante paper académico sobre "especies tecnológicas indígenas anteriores," James T. Wright, de la Pennsylvania State University, planteó la fascinante posibilidad de que la evidencia de estos extintos extraterrestres pudiera existir en alguna parte en el sistema solar.

Wright es un astrónomo que recibió atención global después de sugerir que una "megastructura extraterrestre" había sido vista en órbita alrededor de una estrella distante.

Ahora, el astrónomo [=stargazer] ha dicho que los extraterrestres avanzados pueden haber dejado atrás "tecnofirmas" para encontrarlas nosotros  — si sólo supiéramos dónde buscarlas.

"Una especie tecnológica indígena anterior podría haber surgido en la Tierra antigua u otro cuerpo, como un Venus pre-invernadero o un Marte húmedo," escribió.

Sin embargo, la mayor parte de la evidencia arqueológica de una civilización antigua probablemente se habría perdido.

La placa tectónica de la Tierra efectivamente habría "borrado" las trazas de una civilización que vivió billones de años atras.

Venus está en la garra [=grip] de un efecto invernadero severo y también experimenta similar "repavimentación" [=resurfacing] que lo limpiaría de artefactos.

Esto deja sólo un puñado de lugares donde los arqueólogos podrían encontrar trazas de una civilización extraterrestre perdida.

"Se podría esperar que las tecnofirmas indígenas restantes sean extremadamente antiguas, limitando los lugares que ellas aun podrían encontrarse a debajo de las superficies de Marte y la luna, o en el sistema solar exterior," añadió Wright.

Representación del artista de la estrella KIC 8462852 detrás  de un cometa destrozado. Crédito: NASA

Dijo que era probable que la evidencia extraterrestre estuviera enterrada bajo el suelo, lo que le permitió sobrevivir a los impactos de asteroides.

"Estructuras enterradas debajo de las superficies podrían sobrevivir y ser descubiertas, siempre y cuando no sufran una colisión tan severa que su naturaleza artificial sea obliterada," añadió Wright.

"Simplemente destruirlas haría que no funcionaran, pero todavía podrían ser reconociblemente tecnológicas.

"Podríamos conjeturar que los asentamientos o bases en estos objetos se habrían construido bajo la superficie por una variedad de razones, y así todavía ser descubribles hoy".

El astrónomo sugirió que naves espaciales muy viejas todavía podrían permanecer en el Cinturón de Asteroides o en el Cinturón de Kuiper, un disco en el mismo borde del sistema solar que está formado de objetos helados.

Es probable que estos artefactos sean los restos de sondas antiguas, bases espaciales o instalaciones industriales.

"En el caso de una especie tecnológica indígena anterior, los artefactos podrían haber tenido propósitos totalmente diferentes, como operaciones de minería de asteroides o asentamientos en otros planetas y lunas," escribió Wright.

"Se espera que tales estructuras se deterioren, especialmente si sus creadores están ausentes."

Entonces de dónde probablemente habrían venido estos extraterrestres?

Wright sugirió que pueden venir de algún lugar que esté muy cerca de casa.

La presencia de la vida inteligente en la Tierra hace que sea más probable que los viejos extraterrestres provengan de este sistema solar, en lugar de ser descendientes de una "especie extraterrestre que cruzó el espacio interestelar," concluyó.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor. 

Fuente Jasper Hamill - The Sun, Aliens may have existed in our solar system long before us, nypost.com, April 25, 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador

sábado, 15 de abril de 2017

Pertubador nuevo trailer para el documental El Hombre polilla de Point Pleasant

Texto original: Jeff Spry, Disturbing new trailer for The Mothman of Point Pleasant doc, blastr.com, Apr 14, 2017 - Trad. cast. de Andrés Salvador
Pertubador nuevo trailer para el documental El Hombre polilla de Point Pleasant



A principios de este año entregamos la noticia de un nuevo documental basado en los misteriosos eventos paranormales que ocurrieron a fines de los 1960s en Point Pleasant, Virginia Occidental, el sitio de un trágico desastre de un puente colapsado y avistamientos de un monstruo de 10 pies, ojos rojos en los bosques cercanos donde existía un viejo depósito de municiones del Ejército.

Estos extraños sucesos fueron recordados recientemente en la película de terror psicológico de 2002 The Mothman Prophecies, protagonizada por Richard Gere, Laura Linney y Will Patton, dirigida inteligentemente con respeto por el material fuente por Mark Pellington (Arlington Road). La película aclamada (y aún asustante!) fue adaptada de la novela de 1975 del destacado parapsicólogo John Keel.

Aquí está el último trailer de lanzamiento para el documental crowdfunded titulado The Mothman de Point Pleasant [=El Hombre polilla de Point Pleasant], producido por Small Town Monsters (STM), profundizando en estos misterios sin resolver y las leyendas urbanas que persisten en el 50 aniversario de estos extraños encuentros sobrenaturales.


Aquí está el comunicado de prensa oficial de STM:
La película documental busca volver a contar la leyenda del Mothman a través de testimonios de testigos oculares y la perspectiva de los ciudadanos de Point Pleasant. El Mothman primero fue avistado en 1966 y los avistamientos continuaron hasta alrededor del tiempo que un puente que conectaba la ciudad de Virginia Occidental de Point Pleasant a la ciudad de Ohio de Gallipolis colapsó en 1967. El documental contará no sólo las historias del Mothman,  sino todo el lapso de 13 meses entre los primeros avistamientos y el colapso del puente.
Seth Breedlove, director de la película, promete una historia recientemente descubierta conectada con las leyendas del Mothman, así como nuevas e inéditas historias de encuentros. Él continúa diciendo que el colapso del Silver Bridge [=Puente de plata] es parte integrante de la historia pero no cree que la tragedia estuviera conectada con las historias del Mothman.
Small Town Monsters ha producido tres películas premiadas, incluyendo la reciente Boggy Creek Monster [=El monstruo de Boggy Creek], que recibió todos los honores en los anuales Hollywood International Independent Documentary Awards. La producción de The Mothman of Point Pleasant fue enteramente autofinanciada, a través de una campaña de Kickstarter para ayudar a financiar la post-producción (así como una quinta película de STM, ya en las obras) y se lanzará esta primavera.
The Mothman of Point Pleasant ha aprovechado a Brandon Dalo para componer una partitura original (escuchada brevemente en el teaser) y al autor y personalidad de televisión Lyle Blackburn para productor ejecutivo y narrador. Zac Palmisano ha vuelto como director de fotografía mientras Seth Breedlove dirige, escribe y produce la película. El célebre artista de posters Sam Shearon aportará una nueva imagen del Mothman en la hoja oficial.
The Mothman of Point Pleasant aparece en Vimeo OnDemand, Amazon, iTunes y todas las principales plataformas de streaming a partir de Junio 2.



Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor. 

Fuente Jeff Spry, Disturbing new trailer for The Mothman of Point Pleasant doc, Apr 14, 2017, blastr.com - Trad. cast. de Andrés Salvador